25 jul. 2016

Una para no dormir: "Las Tazas Malditas"

Enlazando con la entrada anterior... os voy a contar la historia de.... LAS TAZAS MALDITAAAS... chachaaaaaaaaannnn.

(vuelo de murciélago, risa maligna y grito desgarrador)

Son un juego de tazas súper monísimo de A Loja do Gato Preto (me encanta esta tienda) que compré hace... unos 15 años (tela) para regalárselos a una amiga por su boda.

Las Tazas malditaaaaaasssss


¿Y por qué digo que están malditas? Cuento casos y antecedentes...

Era un detalle adicional al regalo que le habíamos dado in situ el día de la boda (vamos, el sobrecito), y que debía ser entregado cuando ella nos invitara a ver las fotos de su boda en su casa como se había previsto... El detalle ella no lo sabía, obviamente. El caso es que no sé muy bien porqué (mentira cochina, lo sé perfectamente pero no lo voy a contar aquí), tras la boda se perdió el contacto y a partir de la compra de esas tazas, nunca más volví a saber de ella.

La cosa se hubiera quedado ahí, una dolorosa anécdota, si no llega a ser porque, tras varios años de estar el juego de tazas perfectamente envuelto para regalo en mi casa, se me ocurrió la idea de ofrecérselas a una gran amiga mía que se iba a ir a vivir con su novio. El cuquijuego de tazas no llegó a salir de mi casa, la pareja se separó.

Imagen de FreePik
Las tazas llegaron a mi casa nueva, ya casada. Envueltas todavía en su papel original. Venga, nos las quedamos nosotros. Las abrimos y van al mueble del salón porque, casualidades de la vida (o quizá no....) hacían juego con las cortinas y los sofás. ¡¡¡¡Quedaba monísimo!!!!  Los que me conocéis, ya sabéis el resultado un año más tarde.

Parece que cuando las tazas andan por enmedio siempre se produce una ruptura, y de ahí viene el nombre de Las Tazas Malditas.

Ahora las tazas llevan conmigo la soltería desde hace casi 7 años. Creo que si algún día tengo pareja lo primero que haré será pasarle una taza por la cabeza a ver si cambia de color (la taza) o hacerles un exorcismo. Ya veré.

De momento ahí están, observantes y creo que al acecho.

(vuelo de murciélago, risa maligna y grito desgarrador).

Fin


18 jul. 2016

¿Terapia? pon una mudanza en tu vida

En mi vida me he mudado de casa hasta ahora 4 veces, no sé si es mucho o poco respecto a los demás. La primera cuando tenía 16 años; mi recuerdo de esta mudanza fue que coincidió con el fallecimiento de uno de mis abuelos, el primero que nos faltaba.
La segunda mudanza fue cuando salí de casa de mis padres para casarme, un proyecto de corto futuro.  La tercera mudanza fue obvia cuando me separé. Y la cuarta mudanza fue casi “obligada” de un piso a otro por “incomodidades” con la manera en que estaba construida esa casa (kk, me encantaba ese ático).

Ahora estoy en medio de mi quinta mudanza.  Digamos que es por “desavenencias con el entorno” y casi también conmigo misma. Necesito un cambio, cambio en la interactuación con lo que me rodea y cambio en mi manera de vivir y sobre todo de descansar.

En las anteriores mudanzas no me había percatado de que también es una especie de terapia. De hecho, deberíamos mudarnos todos cada 5 años para eliminar pasados, presentes y hasta futuros.

En esta mudanza me he dado cuenta de las pocas cosas que “arrastro” de mi pasado, me pongo a hacer cajas y tardé 2 horas como mucho en empaquetar todos mis recuerdos de estos últimos 7 años. Y me parece maravilloso. En cada mudanza voy dejando cosas atrás, tirando, donando o vendiendo ya sea ropa, accesorios de hogar e incluso adornos que fueron regalos en el pasado.  Voy a tirar un regalo que me hizo una persona (amigo) hace muchos años, casi los mismos que hace que no le veo o que no sé nada de él. En el momento en que me lo regaló era parte de mi vida, ¿ahora? no siento nada cuando veo el florerito, así que adiós. Y así con muchas cosas.

Imagen de Freepik


Una mudanza también es reencontrarse uno mismo. Hace poco he recuperado para llevarme, cosas de cuando yo era pequeña. Cosas que con 10-12 años tenían muchísimo significado para mí, vivía por ello, ha sido parte de mis hobbies de adulta, de hecho me llegué a convertir en una “experta” en el tema, luego las prioridades son otras y lo abandoné. Mi reencuentro con esa cría fue bastante fuerte, ¿quién soy ahora? me llegué a preguntar y me planteé que sería bueno recuperar un poco de esa niñez que, más de 20 años después, me di cuenta de que había perdido y sin haberme dado cuenta. ¿Era capaz de decirme a la cara que todo aquello ahora no era nada para mí? Díselo así a tu “yo” de 12 años. Imposible. No fui capaz de tirar nada.

Sí, definitivamente es una terapia. De hecho, ¡los psicólogos deberían recomendarlo! ¿Estás perdido? ¡Múdate! ¡Reencuéntrate!

¿Sobre mi nueva casa? Estoy deseando verla recién pintada. Me he descargado OneNote (recomendable para proyectos, me encanta) y utilizando las fotos del anuncio ya tengo colocados hasta los cuadros. Es un defecto que tengo, planificación extrema porque no me gustan las sorpresas de última hora (ni en el trabajo, ni en mi vida personal, tomad nota, sorpresas kk).

Me falta pelearme con las cortinas. Me veo subida a una escalera, cortina al hombro “no, aquí no pega”. Me voy a comprar los geranios y los claveles porque otra vez tengo terraza y a por un estor amarillo pollo para la cocina porque pega con el juego de café de “las tazas malditas” (alguna vez hablaré de esto...)

Tengo ahora mi casa que como me entren a robar se cortan las venas antes de ponerse a abrir cajas. Porque además, sé que soy muy críptica y que hago las cosas para mí, así que no hay ninguna caja que ponga dvds, videoconsola... sino más bien “billy derecha cuadrado negro. Jaque Mate. Cocina” y cosas así... pero yo me entero.

Y luego entre medias... esperando a mi sobri que está a punto de llegar... y tenemos muchas ganas de conocerle.

Un nuevo comienzo en muchos sentidos.

10 jun. 2016

Everybody Happy

Como todo hijo de vecino mortal, me toca hacer la declaración de hacienda todos los años.
Nota: he dicho mortal, es decir, los curritos que no podemos hacer virguerías para deducirnos el café del desayuno como gasto sanitario o que Panamá sólo nos suena del sombrero, la tela, las botas y el canal. 

El caso es que hay un agujero negro interdimensional en algún lugar de esta galaxia cuyas ondas gravitacionales provocan que impepinablemente si has tenido 2 pagadores en un año te toca pagar sí o sí. Es cierto que las empresas normalmente aplican el IRPF de manera correcta, pero es casi una leyenda urbana convertida en realidad que sabes que en este caso, te toca aflojar el bolsillo.

Los años anteriores que me había visto en esta situación la cosa se había compensado por deducciones de hipoteca o alquiler (que es el régimen en el que vivo ahora), peeeeeeeero sorpresa, la deducción por alquiler ha desaparecido. De hecho, había leído que este ejercicio 2015 era el último que se podía deducir la ayuda pero como no estaba segura iba temblando de lo que me podría tocar pagar este año. En mi caso incluso 100 euros supone un palo importante y la verdad es que me esperaba más de 300 euros.

Con este percal os imagináis la cara y sobre todo las pocas ganas que llevaba. Me voy con mi Himawari(1) de camino a la oficina de hacienda donde me habían dado cita hacía 1 mes, aparco fenomenal, casi en la puerta, me bajo del coche y me empiezan a temblar las canillas.

"Bueno, si en lugar de comprar protector solar me embuto en papel albal no me quemaré tanto... dejo de comprarme mis palomitas de 1 vez a la semana para ver Equipo de Investigación los viernes que es verdad que luego con la risa me acabo atragantando y no se entera nadie de que he muerto hasta el lunes siguiente... venga, palomitas fuera. Mmm, y los pantalones que vi el otro día, bueno, me remiendo los fucsias que creo que para 1 mes aguantan y como voy a dejar las palomitas y así adelgazo pues no me estallan por otro lado. Carne casi no como, que me sienta fatal... y pescado... pues puedo pescarlos de noche en el lago del Tierno Galván, les quito las escamas fosforitas y si no les miro a los 3 ojos que me da cosilla pues asado en palo y hoguera con el romero del jardín de abajo tiene que estar bueno... Ah, es aquí"


- DELEGACIÓN DE HACIENDA DE VILLA DE VALLECAS - Lo pone bien clarito en la puerta. He ido ya 3 veces. La primera me perdí, bueno, perdón, encontré un camino por el que no se va.

Puertas de cristal que se abren, subo escaleras, detector de metales y guarda de seguridad.

Nada más alcanzarle le pregunto "¿es aquí para presentar la declaración?" y me contesta "No, aquí se sacan muelas."

Os juro que me quedé bloqueada, tardé 2 segundos en que el cerebro me despertara del letargo y angustia en el que se encontraba antes de soltar una carcajada. Y no sabéis cómo lo agradecí. Le contesté que muchas gracias por su humor, que no es un espacio amable al que ir y que es de agradecer que te reciban provocándote una sonrisa.

No sé si se me notaba en la cara el nerviosismo que llevaba pero realmente con ese simple comentario se me pasó todo, me relajé, me acompañó una funcionaria muy simpática a coger mi turno y a que me sentara. Y todo esto con una sonrisa de oreja a oreja y sin vistas del rictus de preocupación que llevaba antes.

Me tomé la espera con filosofía, pensé que realmente el dinero es importante pero que de peores situaciones he salido, que si me quedo sin poder ir a cenar con mis amigas, pues me tomo sólo un café, que si tengo que aguantar un verano más con esas camisetas pues que algo de estilo las sacaré y que realmente sé que me hace falta perder unos 4 kilos y que puede que sea hora de dejar de cenar como si fuera un rey de la Edad Media.

Me toca mi turno y la funcionaria que me atiende es un absoluto encanto. Me confirma que este año todavía se aplica la reducción por el alquiler (último año) y que sólo gracias a eso me he librado de que me toque pagar, de hecho me devuelven 9 eurillos (¡¡que son míos y los quiero ya!!) y que con eso me da para una caña y unas tapas :____)

En 15 minutos estaba fuera y más contenta que unas pascuas.

Yo soy del modo de pensar de "Everybody happy" "todo el mundo feliz" y es que, al igual que hizo la persona de seguridad de la puerta, una sonrisa o un comentario amable nunca sobra.

Como una profesora me dijo una vez "se consiguen más cosas con una sonrisa que con una exigencia".



(1) Himawari es mi coche, un Seat Mii amarillo chillón. Himawari en japonés significa girasol :)










30 may. 2016

La angustia del táper laboral

Estaba fregando el táper (momentazo eh?) y me ha venido a la mente la complicada situación de comer en la oficina, sus previos y sus durantes.

¿Cuántos de vosotros/as habéis preguntado en una entrevista de trabajo cómo va lo de la comida? Si la gente trae táper y dónde se calienta/come, si salen fuera de restaurantes y si dan tickets de comida, si tenéis comedor con rancho o si reparten cajas con alpiste. ¡No lo preguntamos!  Y creo que es importante verdad?

De hecho, en mi opinión, se debería decir en la entrevista porque si cierran a mediodía, no te da tiempo a ir a casa y tienes que ir a comer a un restaurante pues el bolsillo se resiente y sabes que parte de tu sueldo (en mayor o menor cuantía) va a ir destinado precisamente al menú de mediodía que como te toque por una zona financiera en el centro de una ciudad de 11 euros (al menos en Madrid) es complicado que baje. Veamos: 11€ x 5 días a la semana (vamos a suponer que los viernes trabajamos jornada completa), a la semana son 55 euros (tela) x 4 semanas al mes... 220 Euros al mes que se van en comida... Si dan tickets la cuantía se reduce algo, pero debido a los recortes que se están experimentando desde hace algunos años en las empresas son ya relativamente pocas las que miran por este beneficio para el trabajador (si lo conservas enhorabuena). A tener en cuenta.


¿Te toca táper? Quien dice táper dice también "platos preparados que están muy buenos de una cadena de supermercados valenciana" ¿lo vas a poder calentar? ¿hay microondas? ¿se come en el puesto? ¿hay sala para calentar y comer? ¿me llevo un mechero?

Ok, nos dicen que la gente suele llevarse táper. Ese momento, tu primer día, tú con tu táper recién comprado quelosquetienesencasaestánpegadosyconelcolorcillonaranjadelosmacarronescontomateyquedafatal. Que te has pasado desde el día que te dijeron que habías sido seleccionada pensando ¿y yo qué me llevo para comer mi primer día? Porque claro, si te tocan compañeros que comen de todo pues fenomenal, pero... no lo sabes... Te llevas un filete de ternera con menestra (que la verdura adelgaza y así compensamos) y resulta que tu compañera es vegetariana o vegana y por aquello de quedar bien y no provocar tiranteces en los primeros momentos te comes los guisantes y el filete le dices que es para que haga bonito en la foto que vas a colgar ahora en tu Instagram "Comiendo con mis nuevos compis en mi primer día de trabajo, ¡chachi! soy la nueva (el emoticono del mono tapándose la cara qué-vergüencita-me-da") #supercurro #másfelizqueunaperdiz #compismajos #instafood #foodporn".


Ok, no problemo, entonces me llevo verdura... y tienes una compañera que te dice "¡tú también estás a dieta!" y en ese momento te entra la neura pensando... ¿acaso me hace falta? ¡ay señor que esta falda me hace gorda!¡que me mira todo el mundo!, que sabes que no es porque seas la nueva, sino porque te ven el efecto madalena aunque estés sentada.  Y te pones a mirar a todas tus compañeras y compañeros... y, de los nervios estás alucinando y ves a todo el mundo más delgado que tú. No te comes la verdura.

Diseñado por Freepik

Pero realmente, tú eres muy segura, y sabes que te da igual lo que piensen de ti, por eso vas a triunfar con tus Fetuccine Alfredo con laminitas de trufa de primero, de segundo te decantas por un miniescalope de pollo acompañado de tempura de verdura y de postre mousse de yogurt con frutas del bosque. Todo preparado con tus manitas que llevas mirando recetas 6 días. Y resulta que es viernes... y los viernes a ti nadie te ha dicho que salen de "brunch" a las 12 y que como eres la nueva encima te invita tu jefa de departamento a modo de bienvenida... no pasa nada "lo dejo en la nevera y me lo ceno". Con el estómago que parece que has ido de invitada a la boda de Lolita vas en el metro con las manos muy ligeras... demasiado ligeras... "ok, me tiro en marcha me he dejado la comida en la oficina ¡y es viernes!" No pasa nada... el lunes vas a ser famosa por haber infectado de Alfredos la nevera del departamento... de alguna forma hay que romper el hielo.

¿Y el momento de "con quién me siento a comer" qué? Se las trae también eh? En mi caso, si eres secre, ¿te sientas con las otras secres, con tus compis de departamento? ¿Te sientas sola a ver si alguien te dice "venga, vente, no te quedes sola" y pones carita de "ay menos mal que alguien me quiere y ya no soy una paria de la sociedad" Qué angustia por favor... ¡¡Un protocolo, hace falta un protocolo para empleados nuevos!!

Venga, que no es para tanto. Por si sirve... yo lo que hago el primer día es no llevarme nada a no ser que sepa de antemano cómo se monta el asunto, inspecciono previamente en Maps Streetview si hay restaurantes o sitios de comida cerca y si se quedan a comer en la ofi me lo compro y me lo subo y si no pues miras si te puedes anexar a algún compi majo que también baje a comer. Y santas pascuas.

Anécdota: cuidado con el pescado... que puedes apestar el departamento entero (o la planta entera...). Recomendación, quitamanchas o centro comercial cerca que los espaguetis a la boloñesa los carga el diablo.

Y sobre todo, disfruta de la compañía de tus compañeros en esos momentos de relax que suelen ser lo más divertido de la jornada.

¿Nos cuentas alguna anécdota en los comentarios??  Gracias :)












18 may. 2016

... y los sueños, sueños son...


Vivimos en una era inundados de positivismo, del "yes, we can", del "no hay nada imposible", del "si lo puedes soñar, lo puedes hacer" pero, ¿y si estamos creando una generación de frustrados?

Dicen que con perseverancia y mucho trabajo, si tienes un sueño, lo consigues. ¿Es cierto? ¿Realmente puedes conseguir todo lo que te propongas? ¿Los planetas y el Universo entero se alinean para que consigas tu propósito si lo deseas fuerte y vas con una sonrisa a Hacienda?

Luego en comentarios me gustaría leer vuestras opiniones y experiencias, pero a mi modo de ver las cosas, todo esto es cierto, sólo a medias. 

En mi opinión los sueños (a los que a partir de ahora si no os importa llamaré "objetivos vitales") los dividiría en 3 categorías: los objetivos realizables fácilmente, los objetivos complicados, y los objetivos "se te ha ido la pelota 3 pueblos".

Diseñado por Freepik


¿Qué pasa cuando tienes un "objetivo vital realizable fácilmente"? Pues que cuando lo has realizado eres feliz. Punto pelota, ya está, has llegado, felicidades. En mi caso por ejemplo, uno de los objetivos vitales desde que era un mico era ir a Grecia. Yo apenas pasé por la fase de poner posters en las paredes de las estrellas del cine o de la música del momento (quizá alguna foto de Mecano, pero ya). Para que os hagáis una idea, mi foto de cabecera de la cama era una imagen de Partenón de la Acrópolis de Atenas. Cuando en el año 2004 pisé la Acrópolis por primera vez ya se podía abrir la tierra y tragarme que yo ya había cumplido mi objetivo en la vida. Fui feliz y con eso me bastó.

Si te pones un "objetivo complicado" puedes tardar más o menos en conseguirlo, necesita más de tu parte, puede ser a corto, medio o largo plazo, pero por supuesto que es factible y si te lo propones lo consigues. Y cuando lo consigues ya has llegado, te da gustito, eres feliz y te sientes realizado. ¿En mi caso? mi "objetivo complicado" era encontrar una empresa donde me sintiera valorada por mi trabajo y afortunadamente, tras una búsqueda de 15 años y botando de una en otra, parece que la he encontrado. Ya he llegado, soy feliz aquí. 

Ahora, ¿qué pasa si te pones un objetivo "se te ha ido la pelota 3 pueblos"? Que ya te puedes comprar toda la colección primavera-otoño de Mr Wonderful, leerte y subrayar El Secreto, ir a seminarios de autoayuda, tatuarte con chinchetas frases adjudicadas a Coelho, que si algo es imposible, lo es y punto.  ¿Mi caso? Creerme que la frase de Steve Jobs "Si no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos" iba destinada a mí. Quise ser mi propia jefa cuando soy de mentalidad "nómina" 100% y adoro/amo/muero por mi trabajo de secretaria. 

Por favor, es necesario que a las personas que veamos o que veáis que persiguen un sueño imposible, QUE SE LO DIGÁIS. Bajadles a la tierra, ¡que van en nube! Ojo, no estoy diciendo que vayas destruyendo "sueños" de la gente como si fuerais la bruja avería, no... pero una cosa es querer montar una tienda de ropa y otra muy distinta querer hacerle la competencia a Inditex sin haber vendido ni una bayeta antes.  

Los sueños/objetivos son muy muy bonitos mientras estás dentro, en el mundo rosa (o del color que sea tu mundo happy) pero luego, cuando te das cuenta que llevas recorridos esos 3 pueblos y que no hay nada más que un acantilado, ya te contaré yo con qué ánimo te das la vuelta porque no suele haber ningún puente para cruzarlo. 

Lo siento, me ha quedado un poco "destructiva" esta entrada... pero para rebajar un poco el ambiente os dejo una imagen de una tarjeta que me regalaron 2 grandes amigas mías, compañeras de nube :) 


El título de esta entrada viene de la maravillosa obra "La Vida es Sueño" de Calderón de la Barca.